Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 029. Miércoles 8 de Marzo de 2000 - 754

IV. ANUNCIOS - Administración Local - Cabildo Insular de Tenerife

754 - ANUNCIO de 18 de febrero de 2000, sobre notificación de la Resolución de 18 de febrero de 2000, que rectifica la Resolución de 6 de junio de 1996, relativa a declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico, a favor de la Villa de Candelaria, en el término municipal de Candelaria.

Descargar en formato pdf

Visto el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico, a favor de la Villa de Candelaria, en el término municipal de Candelaria y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 8.3.d) de la Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias, así como en el Real Decreto 662/1984, de 11 de octubre, por el que se regula el procedimiento para la declaración de monumentos y conjuntos histórico-artísticos de interés para la Comunidad Autónoma de Canarias, la Sra. Consejera Insular del Área de Cultura, Educación, Empleo, Juventud y Deporte, con fecha 18 de febrero de 2000, entre otros,

HA RESUELTO:

Rectificar la Resolución de fecha 6 de junio de 1996, de la Sra. Consejera-Delegada de Patrimonio Histórico, por la que se continúa la tramitación del expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico, a favor de la Villa de Candelaria, en el término municipal de Candelaria, en el sentido de añadir los anexos III y IV que se acompañan, relativos a la justificación de la delimitación y descripción del bien objeto del presente expediente, respectivamente.

Lo que se hace público para general conocimiento, significando que contra la presente Resolución, que no es definitiva en vía administrativa, podrán los interesados interponer recurso de alzada ante el Ilmo. Sr. Presidente de la Corporación en el plazo de un mes a contar a partir del día siguiente al de su notificación.

Santa Cruz de Tenerife, a 18 de febrero de 2000.- El Secretario General, José Antonio Duque Díaz.-Vº.Bº.: la Consejera Insular de Cultura, Educación, Empleo, Juventud y Deporte, Dulce Xerach Pérez López.

A N E X O I I I

BIEN DE INTERÉS CULTURAL CATEGORÍA: Conjunto Histórico. A FAVOR DE: Villa de Candelaria. TÉRMINO MUNICIPAL: Candelaria.

JUSTIFICACIÓN DE LA DELIMITACIÓN.

A pesar de las aportaciones contemporáneas, que suponen actualmente la mayoría de las edificaciones, Candelaria conserva elementos notables que manifiestan las que han sido sus constantes históricas. Precisamente, esos valores son los que deben quedar integrados en el perímetro del Conjunto Histórico, el cual, al igual que ha sucedido en otros de las islas puede completarse con declaraciones correspondientes a otras categorías (monumentos, zonas arqueológicas, jardines históricos y sitios históricos) en aquellos elementos de alta singularidad y significación para el patrimonio histórico canario que pudieran existir en el municipio. Paralelamente lo de estricto interés particular para el término de Candelaria debe quedar protegido en las normas urbanísticas propias.

En definitiva, la delimitación que se propone combina los dos aspectos de la Villa de Candelaria: el espacio de mayor importancia interna y, por tanto, de carácter más local, y el de trascendencia externa, relacionado con Nuestra Señora de Candelaria. Es prácticamente el núcleo que aparece más definido y consolidado en el plano de Pereira y Pacheco hacia 1845.

El perímetro está directamente relacionado con el medio natural del asentamiento, al tener uno de sus límites en el mar, con la playa, e integrar cuevas naturales, además de algunas laderas que evidencian la dependencia paisajística de Candelaria. Este entorno natural da singularidad al Conjunto Histórico, ya que no es frecuente que una cueva como la de Los Camellos, quede incluida en centros históricos.

Los valores de la época prehispánica quedan reflejados en el uso que los guanches hacían de los cobijos ofrecidos por la naturaleza y, especialmente, por el valor y significación de la Cueva de Achbinico en el episodio de la Virgen de Candelaria y todo lo que supone como exponente del período de transición a lo hispánico con la cristianización de la isla.

La siguiente etapa vendría representada por el Convento y la Basílica, además de por las construcciones de la calle de San Blas, la Plaza de los romeros y la antigua Casa del Cabildo, significando la consolidación del culto a Nuestra Señora y su reconocimiento popular y oficial. Estos bienes son los que están directamente relacionados con el relato de la Aparición (en los episodios que tuvieron a la Villa por escenario) y al culto extraordinario a Nuestra Señora de Candelaria.

La evolución del núcleo de la villa viene representado por los sectores de La Magdalena, entorno de la Plaza de Santa Ana y El Risco, caracterizado por la arquitectura popular y la presencia de la Iglesia Parroquial de la Villa. Ésta es la parte más relacionada con la vida particular de Candelaria, en lo que serían sus valores internos, que contrastan con la proyectación externa del Santuario de la Patrona y su alta significación.

Por constituir un hito importante en la historia y el territorio de Candelaria, del que es un punto referencial, se incluye como islote anexo a esta delimitación el Pozo de la Virgen.

A N E X O I V

BIEN DE INTERÉS CULTURAL CATEGORÍA: Conjunto Histórico. A FAVOR DE: Villa de Candelaria. TÉRMINO MUNICIPAL: Candelaria.

DESCRIPCIÓN.

De ningún canario es desconocido este nombre con el que se conoce a la patrona de la Diócesis Nivariense y que daría su denominación a la Villa de Candelaria. Evidentemente destacan aquellos bienes relacionados con la actividad religiosa de dicha villa, como pueden ser la Basílica, el Convento o la Cueva de San Blas, pero no se puede olvidar el conjunto de casas que aparecen apuñadas en el risco en torno a la Iglesia de Santa Ana, así como la Casa del Cabildo, o las casas terreras, que en la costa dan paso a la vía de acceso a la gran explanada que se extiende frente a la Basílica, la cual sin este conjunto de una o dos plantas no tendría ese sabor espiritual que se le atribuye a todo lugar de peregrinación. La basílica es obra del arquitecto Enrique Marrero Regalado, edificada en 1959, gracias a la iniciativa del obispo de Tenerife, Domingo Pérez Cáceres. De estilo regionalista, se estructura en tres naves, con techumbre que imita el estilo mudéjar y una cúpula de 25 metros de altura coronando su crucero. Sobresale la torre central de 45 metros, que luce un balcón canario.

Al lado de la Basílica se alza el convento de los dominicos, construido en 1803 tras sufrir un incendio el primitivo convento. El convento está regentado por los dominicos, que desde 1530 son los capellanes de la Candelaria. En su capilla acoge un Museo en el que se exponen objetos relacionados con la historia y el culto a la Virgen de Candelaria.

Una vez rebasado el convento se llega a la Cueva de Achibinico o de San Blas, donde los guanches colocaron a su Virgen Negra, que para algunos investigadores tuvo significación esotérica.

Junto a la Plaza de la Patrona de Canarias se levantan los nueve menceyes guanches, del escultor tinerfeño José Abad, piezas escultóricas en bronce de gran tamaño.

La Casa del Cabildo fue construida por el Cabildo de Tenerife. Según P. Tarquis la obra fue concertada con Manuel Penado y Jorge de Silva en 1963, empleando hormigón de cal y ladrillo. Su reestructuración definitiva se había producido entre 1752 y 1755, por obra del maestro carpintero Francisco Hernández Marrero y el maestro en albañilería Manuel Álvarez. Se cogió el paso del camino que venía de Güímar a nivel más bajo que el de la primitiva casa. La portada principal tenía que ser de cantería de la playa del Viuda. Posee un largo balcón de balaustres torneados (doce), pilares en el antepecho superior y cuádruple recuadro, colgando sobre la fuente de los peregrinos el remate de almenas, reformado de época original. En el interior destaca un patio cuadrado de una planta, como el edificio, sobre soportes delgados.

Enclavada sobre el risco que hay frente al mar, al costado de la plaza de la Basílica, se encuentra la Parroquia de Santa Ana, que forma, junto con las casas terreras que se han desarrollado con ella, un conjunto demostrativo del habitual de los naturales del país, desde el siglo XVI. Se trata de una espaciosa construcción de una nave con capilla mayor y otra lateral, con balcón que da al mar, así como artesonado de inspiración mudéjar.

Por lo que respecta al Pozo de la Virgen, se ha de señalar que bajo la colada basáltica que conforma el risco de Candelaria existía un manantial de agua dulce que afloraba en la misma cota de pleamar. De uso posiblemente prehispánico, su utilización se consolidó posteriormente, al ser uno de los pocos puntos de aguada de la zona.

© Gobierno de Canarias