Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 018. Viernes 11 de Febrero de 2000 - 174

III. OTRAS RESOLUCIONES - Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente

174 - Dirección General de Ordenación del Territorio.- Resolución de 16 de diciembre de 1999, por la que se hace público el Acuerdo de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias de 8 de junio de 1999, de Declaración de Impacto Ambiental sobre el Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto denominado Cantera El Llano II, promovido por Áridos Atlántico, S.L., en el término municipal de Güímar (Tenerife).

Descargar en formato pdf

En ejecución de la legislación aplicable, por la presente,

R E S U E L V O:

Ordenar la inserción en el Boletín Oficial de Canarias del Acuerdo de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias de fecha 8 de junio de 1999, de Declaración de Impacto Ambiental sobre el Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto denominado Cantera El Llano II, promovido por Áridos Atlántico, S.L., en el término municipal de Güímar, cuyo texto figura como anexo.

Las Palmas de Gran Canaria, a 16 de diciembre de 1999.- El Director General de Ordenación del Territorio, Octavio Fernández Perdomo.

A N E X O

La Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias, en sesión celebrada el 8 de junio de 1999, adoptó, entre otros, el siguiente Acuerdo:

Declaración de Impacto Ambiental sobre el Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto denominado Cantera El Llano II, promovido por Áridos Atlántico, S.L., en el término municipal de Güímar, isla de Tenerife. PROCEDIMIENTO

La Ley Territorial 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico, y el Real Decreto-Legislativo 1.302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental y su Reglamento de ejecución, aprobado por el Real Decreto 1.131/1988, de 30 de septiembre, establecen la obligación de formular Declaración de Impacto Ambiental con carácter previo a la resolución administrativa que se adopte para la realización o, en su caso, autorización de las obras, instalaciones o actividades comprendidas en los anexos a las citadas disposiciones.

El proyecto consiste en acondicionar el terreno, suavizando los taludes y dejándolo preparado para acometer con posterioridad las obras de relleno del hueco que existe actualmente, y compatibilizando todo ello con la explotación de parte de la parcela en la que aún es posible obtener un rendimiento minero. La superficie de la explotación es de unos 80.000 m2 y se espera una producción anual de 80.000 m3 de material (polvillo, arena y revuelto). Se prevé que la fase operativa dure unos 12 años.

Las características principales del proyecto se recogen en el anexo I incorporado en el expediente administrativo.

Elaborado por Garome Canarias, S.L., con la intervención de D. Manuel V. Marrero Gómez (Biólogo), D. Eduardo Carqué Álamo (Biólogo), D. José Carlos Cabrera Pérez (Dr. en Arqueología y Prehistoria), el Estudio de Impacto Ambiental y el Proyecto de Explotación fueron sometidos al trámite de información pública por la Consejería de Industria y Comercio, Dirección General de Industria y Energía, mediante anuncio que se publicó en el Boletín Oficial de Canarias nº 148, de 25 de noviembre de 1998, y edicto en el tablón de anuncios de Entidades Locales, en cumplimiento de lo establecido en los artículos 28.2 de la Ley 11/1990 y 15 del Reglamento ya mencionado.

Los aspectos más destacados del referido Estudio de Impacto, así como las consideraciones que sobre el mismo realizó la Viceconsejería de Medio Ambiente se recogen en el anexo II obrante en el expediente administrativo.

Conforme a lo dispuesto en los artículos 29 de la Ley 11/1990 y 16 del Reglamento citado, la Consejería de Industria y Comercio, con fecha 26 de enero de 1999, remitió a la Viceconsejería de Medio Ambiente el expediente, consistente en el documento técnico del Proyecto de Explotación, el Estudio de Impacto Ambiental y el resultado de la información pública.

Del resultado del trámite de información pública del Estudio de Impacto Ambiental se desprende que no se han producido alegaciones ni reclamaciones al respecto, aspecto que se recoge como anexo III al expediente administrativo.

En consecuencia, la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias, en el ejercicio de sus atribuciones, conferidas por el artículo 20.3.a) de la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico, formula a los solos efectos ambientales, la siguiente Declaración de Impacto Ambiental sobre el Proyecto determinado Cantera El Llano II, promovido por Áridos Atlántico, S.L., en el término municipal de Güímar, isla de Tenerife.

CONTENIDO DE LA DECLARACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

En aplicación del artículo 17 de la Ley Territorial 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico, y de forma supletoria por lo dispuesto en el artículo 18 del Reglamento aprobado por el Real Decreto 1.131/1988, de 30 de septiembre, para la ejecución del Real Decreto-Legislativo 1.302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental, se emite la siguiente Declaración de Impacto Ambiental:

A) El título del proyecto presentado para su evaluación es: Cantera El Llano II.

B) El ámbito territorial de actuación es: El Llano Grande, término municipal de Güímar, isla de Tenerife.

C) El proyecto está promovido por: Áridos Atlántico, S.L.

D) El autor del proyecto es: D. José Ángel Delgado Lainez, Ingeniero Técnico de Minas.

E) Los autores del Estudio de Impacto Ambiental son: Garome Canarias, S.L., con la intervención de D. Manuel V. Marrero Gómez (Biólogo), D. Eduardo Carqué Álamo (Biólogo), D. José Carlos Cabrera Pérez (Dr. en Arqueología y Prehistoria).

F) Al proyecto presentado se le ha aplicado la categoría de evaluación de impacto ambiental.

G) La evaluación conjunta del impacto ambiental previsible tomada del respectivo Estudio de Impacto Ambiental resulta ser poco significativa.

H) La resolución del órgano ambiental actuante sobre la Declaración de Impacto Ambiental solicitada resulta ser desfavorable. Los fundamentos de la desfavorabilidad relacionados en el apéndice, punto M) de esta Resolución, se consideran, a todos los efectos, como parte integrando de este apartado H) de la Declaración de Impacto.

I) La presente Declaración de Impacto, en aplicación del artículo 18.3 de la Ley Territorial 11/1990, tiene carácter vinculante. J) Observaciones oportunas:

1. La entidad Jurocasa ha venido explotando el recurso geológico existente en la zona (Áridos de Barranco con una potencia superior a 80 metros) al amparo de la Resolución de la por entonces Dirección Territorial de la Consejería de Industria y Comercio del Gobierno de Canarias en Santa Cruz de Tenerife, de fecha 3 de noviembre de 1986, dando un plazo de cinco años y seis meses para la explotación de la denominada cantera industrial El Llano. Las labores preparatorias finalizaron en marzo de 1987, dando comienzo la explotación a primeros de abril de 1987 por lo que la precitada autorización caducó en septiembre de 1992. Tras la explotación el terreno quedó con grandes taludes y acopios de materiales para la restauración que nunca llegó a completarse. En la actualidad dicho terreno ha sido adquirido por Áridos Atlántico, S.L.

2. El suelo donde se llevará a cabo la actuación se encuentra clasificado como suelo rústico general por el vigente planeamiento general de Güímar. Por otra parte, según el Plan Insular de Ordenación de Tenerife (1998), documento aprobado inicialmente, la zona de explotación se encontraría incluida dentro del ámbito extractivo nº 1, denominado Barrancos de Güímar.

3. Actualmente se encuentra en tramitación el Plan Especial de Protección de Extracción de Barrancos de Güímar. Este Plan Especial se ha aprobado inicialmente y con él se pretende abordar una ordenación integral de las actividades extractivas y de aprovechamiento de los recursos mineros de esta zona. Consecuentemente esta ordenación se debe desarrollar de tal manera que no se continúe con el actual “picoteo” de este territorio, lo que podría comprometer una solución técnica y ambientalmente viable para el conjunto de los Barrancos de Güímar afectados por la explotación minera.

4. El proceso de restauración propuesto en el Proyecto de explotación y en el Estudio de Impacto Ambiental tardará en concluirse unos 20 años e implica la creación de un vertedero de escombros de inertes, en cambio la fase operativa de la extracción se estima que se prolongará durante 12 años.

5. El presente proyecto no se sometió a la opción memoria resumen.

K) Los órganos ambientales oídos, según la definición expresa del artículo 19 de la Ley Territorial 11/1990, son:

1. Ayuntamiento de Güímar.

2. Cabildo Insular de Tenerife.

3. Viceconsejería de Medio Ambiente. Consejería de Política Territorial del Gobierno de Canarias. 4. Consejería de Industria y Comercio del Gobierno de Canarias. Dirección General de Industria y Energía.

L) El órgano ambiental actuante es: la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias (C.U.M.A.C.).

M) Fundamentos de la desfavorabilidad.

Examinada la documentación presentada, se establecen en el presente epígrafe los siguientes argumentos que justifican los motivos por los que el proyecto de referencia se considera ambientalmente inviable:

El proyecto de extracción de áridos presentado propone la extracción de materiales con una excavación hasta la cota 160 m, y la creación de un vertedero de escombros inertes, planteado como alternativa para la restauración de la cantera y como actividad secundaria. El Estudio de Impacto Ambiental, en general, y el Plan de Restauración, en particular, esbozado tanto en el Proyecto de Extracción como en el Estudio de Impacto, no ofrece las garantías suficientes como para considerarlo la mejor solución que se pueda aplicar a la zona afectada, ya que:

a) Se pretende ejecutar la restauración rellenando el hueco que se generará, además del existente actualmente a la cota 165, aproximadamente, en su parte más baja. Este relleno en fase de restauración se llevaría hasta la cota 200 metros. La cota media del terreno natural del entorno de la cantera se sitúa en torno a los 235 metros. En consecuencia, el relleno resultante dejaría desniveles (abancalados) superiores a 15 metros de altura en varios linderos de la extracción. Parece oportuno elevar la cota de restauración hasta donde sea técnicamente posible, o disminuir la profundidad de la excavación, a fin de alcanzar una mejor nivelación del terreno restaurado con el entorno y, sobre todo, teniendo como referencia la rasante de la principal vía de acceso a la zona.

b) Según el Estudio de Impacto Ambiental, “el volumen de escombros necesarios para obtener el relleno del hueco se estima en 1.750.000 m3 de los que 287.000 m3 serán aportados por las actividades extractivas (40.000 m3 de explotaciones pretéritas y 247.000 m3 de la nueva explotación), que permitirán elevar la plataforma hasta la cota 173. El volumen restante (1.463.000 m3) procederá de escombros de la comarca, previéndose un ritmo de acogida de 75.000 m3 año, lo que implica un plazo de restauración global de 20 años”. En cuanto al tratamiento de los escombros el Proyecto de extracción expone que “La manipulación de los escombros una vez vertidos se realizará mediante la misma maquinaria que realiza las labores de explotación de la cantera, con cargo al explotador de la misma”. El período operativo propuesto por el Proyecto de Extracción y el Es.I.A. se estima en 12 años, comenzando el proceso de restauración el tercer año.

De lo expuesto se desprende que una vez concluida la extracción se necesitarían 11 años para ejecutar la restauración; además, se condiciona la misma al aporte de escombros exógenos procedentes de toda la comarca. En consecuencia, no existe garantía alguna acerca de cuál será el tiempo necesario para concluir la restauración ya que la misma depende de la canalización de un indeterminado flujo de escombros hacia el hueco de la explotación, no habiéndose realizado estudio alguno que haga concluir la viabilidad de esta propuesta. Tampoco existen garantías de cómo se llevará a cabo la gestión de la restauración ya que el aprovechamiento del árido se estima que concluirá 11 años antes que la restauración del área, sin que haya justificado la viabilidad económica como actividad, ni como medida correctora.

c) El Estudio de Impacto Ambiental presentado no valora los impactos derivados de la instalación, funcionamiento y abandono del vertedero de escombros y la consecuente dilación en el tiempo de los impactos previstos, mas allá de los 12 años necesarios para desarrollar la fase operativa. A modo de ejemplo, se detecta que la valoración económica de la medida correctora propuesta en el Estudio de Impacto para minimizar el polvo en suspensión se hace teniendo como referencia los 12 años que durará la actividad extractiva y no los 20 años previstos para la fase de restauración. Consecuentemente, no se han considerado de manera explícita los efectos ambientales derivados de la ejecución de otra actividad, el vertedero, que condiciona la restauración de la cantera una vez agotada su fase se explotación.

En otro orden de cosas, y en aras de la economía administrativa, se recomienda que se tengan en cuenta, además, los siguientes aspectos para garantizar una adecuada viabilidad ambiental del proyecto de explotación de áridos y de vertedero que se pretenden ejecutar:

- El Es.I.A. debería contemplar la señalización de la entrada y salida de camiones a la plaza de cantera, e incluso dentro de la propia explotación.

- El Plan de Vigilancia Ambiental debe prever la obtención de algunos datos en el estado preoperacional, entre otros, de los niveles de emisión de polvo, niveles de presión sonora y otros a los que el Es.I.A. se ha referido como impactos significativos. También debe tenerse en cuenta la necesidad de controlar el grado de cumplimiento del condicionado del Es.I.A. y de la presente Declaración de Impacto y establecer el seguimiento de la ejecución del Plan de Restauración.

- Dado que el proyecto prevé que el material arrancado se procese en las instalaciones de trituración, clasificación y lavado de áridos, que la entidad Áridos Atlántico, S.L. posee a unos 500 metros de la cantera, deberá profundizarse en los impactos director e inducidos que este tránsito de vehículos pesados puede tener en el entorno: ruido, vibraciones, sosiego público, calidad del ambiente atmosférico.

- Por último, deberá profundizarse en qué tipo de recogida y almacenamiento tratamiento se dará a los aceites y grasas desechados.

Por lo expuesto se recomienda revisar el proyecto presentado, incluyendo en el mismo la descripción técnica del vertedero. Además deben llevarse a cabo estudios más precisos que permitan valorar todos los impactos derivados de la creación del vertedero de inertes como forma de restauración y que garanticen la viabilidad y la gestión de tal propuesta.

Contra el presente acto, que pone fin a la vía administrativa, cabe interponer potestativamente recurso de reposición ante este mismo órgano -Consejero de Política Territorial y Medio Ambiente- en el plazo de un mes desde la fecha en que se practique su notificación.

Contra la desestimación presunta del recurso de reposición, que se producirá transcurrido un mes desde su interposición sin que se haya notificado la resolución del mismo, cabe interponer recurso contencioso-administrativo ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en el plazo de dos meses contados desde el día siguiente al de notificación del presente acto administrativo. Todo ello de conformidad con lo dispuesto en los artículos 116 y 117 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, en su redacción modificada por la Ley 4/1999, de 13 de enero; y en el artº. 46 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.

© Gobierno de Canarias