Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 158. Miércoles 15 de Diciembre de 1993 - 1963

III. OTRAS RESOLUCIONES - C.Economía y Hacienda

1963 - DECRETO 311/1993, de 10 de diciembre, por el que se conceden, a las empresas agrícolas del sector tomatero canario, nuevos avales en sustitución de los avales otorgados para la campaña 1992/93, y se establecen las condiciones de otorgamiento y formalización de los mismos.

Descargar en formato pdf

La Ley 4/1992, de 6 de julio, modificó el importe de los avales de la Comunidad Autónoma de Canarias para 1992, estableciendo la posibilidad de otorgar en primer aval hasta cuatro mil millones de pesetas a empresas del sector agrícola tomatero con domicilio social en Canarias y que realicen en el ámbito de la Comunidad Autónoma su actividad principal con duración máxima de un año para crédito de campaña para la zafra 1992/93.

Dicha Ley fue desarrollada por el Decreto 121/1992, de 14 de julio, que reguló las condiciones y procedimientos de otorgamiento de los citados avales y subvenciones.

El Decreto 123/1992, de 30 de julio, delegó en el Consejero de Economía y Hacienda el otorgamiento de los avales.

En uso de la habilitación concedida se dictó la Orden de 1 de agosto de 1992, en la que se determinó el sistema procedimental a seguir en la tramitación de los avales y subvenciones.

La Ley 10/1992, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Canarias para 1993, en su artículo 31.5 establece que se prorrogan para 1993 los avales otorgados en virtud del artículo 25.2.e) de la Ley 11/1991, de 26 de diciembre, en su redacción dada por la Ley 4/1992, de 6 de julio, y que, en todo caso el importe acumulado de los avales a prestar por la Comunidad Autónoma de Canarias durante 1993 a las empresas a que se refiere el artículo citado y de los avales prestados a las mismas durante 1992, no podrá sobrepasar el límite máximo de cuatro mil millones (4.000.000.000) de pesetas, establecido en dicho artículo. Así pues, en virtud de la autorización contenida en la Ley 10/1992, de 23 de diciembre, esta Comunidad Autónoma puede prestar avales durante el presente ejercicio presupuestario.

Por otro lado, no se pueden desconocer las dificultades económicas por las que atraviesa el sector y que el tomate constituye una de las producciones agrícolas de Canarias con mayor incidencia social y de interés general para la Comunidad Autónoma de Canarias. Dicho interés viene incrementado por el hecho de su concentración productiva en algunas áreas geográficas y singulares de Canarias, cuya economía y bienestar descansa en gran parte, en las zafras tomateras y resultados favorables.

Vistas las solicitudes y documentación aportadas por los interesados.

Vistos los informes obrantes en el expediente.

En su virtud, a propuesta del Consejero de Economía y Hacienda y previa deliberación del Gobierno en su reunión del día 10 de diciembre de 1993,

D I S P O N G O:

Uno.- Otorgar, a las empresas del sector tomatero canario, que se relacionan en el anexo I, y que fueron beneficiarias de los avales concedidos en desarrollo y cumplimiento de la Ley 4/1992, de 6 de julio, y Decreto 121/1992, de 14 de julio, y Decreto 123/1992, de 30 de julio, avales de tesorería hasta el límite máximo que para cada beneficiario se relacionan en el citado anexo I y que en ningún caso será superior al 75% del importe de la cantidad garantizada por el aval otorgado inicialmente para las operaciones de crédito/préstamo concedidos por las entidades financieras para la financiación de la campaña del sector tomatero canario 1992/93, salvo acuerdo expreso del Gobierno de Canarias.

Dos.- 1. Los avales que se conceden garantizarán a la entidad acreedora el cumplimiento de la obligación de reembolso de las cantidades adeudadas en concepto de préstamo/crédito por amortización del principal de dicha operación que se adeude en cada momento y los intereses remuneratorios de dicha operación al tipo nominal anual expresado sobre el capital pendiente en cada momento, no incluyéndose en ningún caso los intereses de demora y demás gastos derivados de la operación, en el plazo establecido en el artículo siguiente, y hasta el límite máximo del importe que por beneficiario se señala en el anexo I del presente Decreto.

2. En los avales que se conceden por el presente Decreto y que se relacionan en el anexo I, no se podrá renunciar a los beneficios de orden, excusión y división a que hace referencia el artículo 1.830 y siguientes del Código Civil salvo en el caso de los siguientes supuestos: a) En las Sociedades Cooperativas Agrarias y Sociedades Agrarias de Transformación y que se detallan en el anexo II.

b) En las empresas que están inscritas en los Registros Provinciales de las Asociaciones de Cosecheros y Exportadores de tomates que hayan exportado tomates en los tres últimos años, declarados de interés social por el Gobierno mediante acuerdo de sesión celebrada el día 11 de septiembre de 1992, para las empresas de Las Palmas y 6 de noviembre de 1992, para las empresas de Santa Cruz de Tenerife y que se detallan en el anexo II.

Tres.- La fianza tendrá la duración máximo de un año a partir de la formalización del nuevo aval o en su caso, de la fecha del vencimiento de la operación de crédito a refinanciar y avalada inicialmente, sin que en ningún caso sobrepase el límite de 31 de diciembre de 1994, quedando sin efecto a partir de la fecha correspondiente, salvo reclamación previa fehaciente por cantidades devengadas con anterioridad a la fecha de finalización del periodo de garantía.

No obstante lo anterior, dicha fianza quedará igualmente sin efectos una vez reintegradas totalmente a la entidad acreedora las cantidades percibidas por la acreditada.

Cuatro.- La Tesorería de la Comunidad Autónoma de Canarias, por el aval prestado, responderá hasta el importe máximo que por beneficiario se recoge en el anexo I y en las condiciones expresadas en los tres artículos anteriores.

Cinco.- El contrato de préstamo/crédito sobre el que recae los avales que se conceden deberá formalizarse con anterioridad al 31 de diciembre de 1993, y remitirse a la Consejería de Economía y Hacienda.

Las cláusulas del contrato de préstamo/crédito que prevean condiciones de garantía por la Administración autonómica distintas a las que se consignen en el documento de formalización del Aval y en el presente Decreto carecerán de toda eficacia frente a la Administración autonómica.

Seis.- Se autoriza al Consejero de Economía y Hacienda para formalizar los correspondientes documentos de aval, otorgados por este Decreto, según el modelo que se recoge en el anexo III y que deberá ir unido al contrato de la operación de crédito/préstamo que se formalice.

Siete.- 1. La Consejería de Economía y Hacienda podrá requerir, a la entidad de crédito prestamista, información detallada sobre el cumplimiento por parte de la entidad prestataria de las obligaciones derivadas de la operación de crédito avalada por la Comunidad Autónoma de Canarias. 2. Las entidades de crédito prestamistas quedan expresamente obligadas a notificar de forma fehaciente la falta de pago de la acreditada en el plazo de 15 días naturales, contados a partir del día siguiente a aquel en que se produzca el vencimiento del plazo conferido en el contrato de préstamo al prestatario para proceder al abono de cada una de las cuotas de amortización de capital e intereses pactados. El incumplimiento de esta obligación determinará la ineficacia en su totalidad del presente afianzamiento.

Ocho.- Todos los gastos e impuestos derivados de la autorización y formalización del aval de tesorería serán de la cuenta exclusiva de la entidad avalada.

Nueve.- El aval prestado a cargo de la Tesorería de la Comunidad Autónoma de Canarias devengará en favor de la misma una comisión del 0,5%, por una sola vez, del importe afianzado. La cuantía que resulte será retenida por la entidad prestamista para su abono a la Tesorería de la Comunidad Autónoma de Canarias. El devengo de la comisión se producirá anticipadamente.

Diez.- El documento de aval habrá de ser suscrito por la entidad prestamista, y prestataria en prueba de conocimiento y aceptación de las condiciones de garantía.

Once.- La entidad avalada facilitará la inspección y control que ejercerá la Consejería de Economía y Hacienda en colaboración con la Consejería competente por razón de la materia, en orden a verificar la refinanciación de la campaña 92/93 con el préstamo/crédito avalado, al objeto de comprobar su aplicación y rentabilidad, así como la solvencia de la entidad avalada, pudiendo para ello verificar los documentos que se consideren oportunos. Doce.- Los avales otorgados por el presente Decreto surtirán efectos desde la fecha de formalización del correspondiente documento de aval.

Las Palmas de Gran Canaria, a 10 de diciembre de 1993.

EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, Manuel Hermoso Rojas.

EL CONSEJERO DE ECONOMÍA Y HACIENDA, José Miguel González Hernández.

A N E X O III

La Comunidad Autónoma de Canarias, y en su nombre y representación, el Excmo. Sr. D. ........................... ..............................................., en su calidad de Consejero de Economía y Hacienda, con facultad suficiente para obligarse en este acto, y de conformidad con el Decreto .................................... .

AVALA

1) En los términos establecidos en la Ley 7/1984, de 11 de diciembre, de la Hacienda Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias y la Ley 10/1992, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Canarias para 1993, y en el Decreto ...................................... (B.O.C. nº .........., de ...... de .................... de 1993) a la empresa ................................................................. hasta el límite máximo de .............................., que se entiende como cantidad máxima avalada en los términos establecidos en el artº. 2 del referido Decreto, en garantía de la operación de crédito formalizada cuyas condiciones se especifican a continuación, destinada a la refinanciación de la campaña 1992/1993.

2) La Comunidad Autónoma renuncia/no renuncia al beneficio de excusión y división a que hace referencia el artº. 2.

3) La citada operación se formaliza en las siguientes condiciones:

- Entidad Financiera: - Naturaleza de la operación:

- Póliza : nº: ........................................... fecha:

- Importe:

- Tipo de interés nominal:

- Plazo:

- Forma de amortización:

- Comisión de apertura:

4) En el supuesto de que llegara a hacerse efectiva su obligación como avalista, en los términos expresados en el Decreto .................................................., la Comunidad Autónoma de Canarias quedará automáticamente subrogada en todos los derechos que la Entidad de Crédito prestamista tenía contra la entidad avalada, comprometiéndose ésta a reintegrar a la Tesorería de la Comunidad Autónoma de Canarias las cantidades abonadas a dicha Entidad de Crédito, así como a indemnizar a la Comunidad Autónoma, en su caso, por los restantes conceptos señalados en el artículo 1.838 del Código Civil que se hubieren devengado, con carácter preferente a cualquier otra obligación asumida, sin perjuicio de las existentes hasta la fecha y de los supuestos de prelación de créditos legalmente reconocidos.

Y para que conste, a los efectos oportunos, se expide el presente afianzamiento en Las Palmas de Gran Canaria, a ............................................................................. de 1993.

EL CONSEJERO DE ECONOMÍA Y HACIENDA

Fdo.:

En prueba de conformidad y conocimiento y aceptación de las condiciones de garantía firman el presente:

El Prestamista. El Prestatario.

© Gobierno de Canarias