Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 168. Lunes 23 de Diciembre de 1991 - 1795

I. DISPOSICIONES GENERALES - C.Educación, Cultura y Deportes

1795 - RESOLUCION de 2 de septiembre de 1991, de la Dirección General de Promoción Educativa, por la que se establecen normas de funcionamiento en los Centros Públicos de Educación de Adultos.

Descargar en formato pdf

La organización y el funcionamiento de los Centros de Educación de Adultos presentan singularidades respecto a los centros ordinarios, que hacen muy aconsejable la fijación de criterios comunes a todos ellos para facilitar la realización de las actividades que les corresponden.

De acuerdo con lo establecido en la Orden de 10 de mayo de 1991 (B.O.C. nº 91, de 10.7.91), el Centro de Educación de Adultos debe organizarse teniendo en cuenta:

a) La zona de influencia asignada por el órgano competente de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes.

b) Su función dinamizadora y de colaboración con otras instituciones y grupos. c) El desarrollo de programas de ámbito territorial. d) Desarrollar programas y actividades que proporcionen a sus usuarios una formación integral, que incluye tanto enseñanzas regladas como no regladas.

Por otra parte, los Centros de Educación de Adultos, al igual que los centros ordinarios, se encuentran inmersos en un proceso de reforma, como consecuencia de la aplicación de la LOGSE. De ahí que el contenido de esta Resolución pueda ser considerado como el resultado de un proceso de adaptación progresiva a las nuevas condiciones. Por todo lo anterior, y al amparo de lo dispuesto en el Decreto 367/1983, de Estructura Orgánica de la Consejería de Educación, esta Dirección General

R E S U E L V E:

Primero.- Sin perjuicio de la autonomía que la LODE y la LOGSE confieren a los centros educativos, esta Dirección General de Promoción Educativa, dentro del ámbito de sus competencias, dicta las siguientes instrucciones para el presente curso escolar:

SUMARIO

1. Areas de Formación. 2. Evaluación. 3. Organización de los Centros de Educación de Adultos. 4. Memoria del curso pasado y Plan Anual del curso presente. 5. Guía del anexo a la Memoria y al Plan Anual de los Centros de Educación de Adultos.

Segundo.- La presente Resolución será de aplicación a todos los centros públicos y aulas adscritas que impartan Educación de Adultos en la Comunidad Autónoma de Canarias.

Tercero.- Podrán ser considerados alumnos potenciales de los Centros de Educación de Adultos los mayores de 16 años que deseen participar en algún tipo de actividad formativa (artº. 19, Orden de 10 de mayo de 1991).

Cuarto.- Los Directores de los centros darán a esta Resolución la máxima publicidad (Consejo Escolar, Claustro, Asociación de Alumnos, etc.) y velarán por su cumplimiento.

Quinto.- La Inspección Educativa velará por el cumplimiento de esta Resolución y asesorará, juntamente con otros Servicios dependientes de esta Consejería, para un mejor desarrollo de la misma en los centros. 1. AREAS DE FORMACION

1.1. La Educación de Adultos, de acuerdo con lo establecido en la Orden de 10 de mayo de 1991, tiene como objetivo la formación integral de las personas adultas, para lo cual se han establecido tres áreas de formación:

a) Formación General.

b) Formación Orientada al Trabajo.

c) Formación Sociocultural.

1.2. Las personas adultas que decidan seguir las enseñanzas del área de Formación General comprendidas entre los niveles de Alfabetización a Graduado Escolar, quedarán agrupadas de forma flexible en los siguientes ciclos:

PRIMER CICLO: Alfabetización y Neolectores.

SEGUNDO CICLO: Certificado de Escolaridad.

TERCER CICLO: Pregraduado y Graduado Escolar.

1.3. A lo largo del curso los alumnos podrán pasar de un ciclo a otro en cualquier momento, si los resultados obtenidos en las sucesivas evaluaciones lo aconsejaran.

1.4. La distribución de los contenidos que forman parte del área de Formación General se hará, en cada uno de los ciclos, teniendo en cuenta los siguientes criterios:

PRIMER CICLO: desde 6 hasta 10 horas de Técnicas Instrumentales.

SEGUNDO CICLO: desde 8 hasta 10 horas de Técnicas Instrumentales.

TERCER CICLO:

Lenguaje 5 horas Matemáticas 3 horas Ciencias 2 horas Sociales 3 horas Idiomas 2 horas

TOTAL 15 horas

1.5. No obstante, la distribución horaria correspondiente al Tercer Ciclo podrá ser modificada, otorgándole un carácter acumulativo, por la distribución total de horas de cada materia a lo largo del curso en aquellos centros en que su modalidad de trabajo así lo requiera.

1.6. La información pública de los cursos del área de Formación Orientada al Trabajo así como la selección de monitores se harán conforme determine el Consejo Escolar del centro, en aplicación de los criterios emanados de la Dirección General de Promoción Educativa.

1.7. Los Centros de Educación de Adultos facilitarán que todas las personas matriculadas en el área de Formación General puedan acceder a las actividades que el propio centro organice dentro de las áreas de Formación Orientada al Trabajo y Formación Sociocultural.

2. EVALUACION

2.1. La valoración del rendimiento de los alumnos inscritos en el área de Formación General se realizará por el sistema de evaluación continua, según lo dispuesto en la Orden de 8 de mayo de 1986 de la Consejería de Educación (B.O.C.A.C. de 19.5.86) en la que se suprime la prueba final en la Educación de Adultos. A tal efecto, en circular de la Dirección General de Promoción Educativa, se especificarán el modo de proceder en la evaluación continua, así como la constitución del Consejo de Evaluación en los Centros de Adultos y modelos de actas de las sesiones de evaluación.

2.2. En cada centro existirá una ficha de datos personales, o bien un registro acumulativo de datos individuales, donde el profesor reflejará, además de los datos de identificación, los obtenidos mediante los instrumentos de valoración utilizados (entrevistas, observación sistemática, valoración de los trabajos realizados, pruebas, cuestionarios, autoevaluación, etc.).

2.3. La evaluación final será emitida teniendo en cuenta los resultados de la evaluación continua. Previamente los profesores de las aulas adscritas y los del Centro de Adultos habrán establecido los objetivos mínimos a evaluar así como los instrumentos y criterios de evaluación. Con tal fin se establecerán reuniones de coordinación con las aulas adscritas públicas, privadas y de prolongación de jornada en aquellos centros que las tuvieran. 2.4. Los alumnos del Primer y Segundo Ciclo recibirán al final de cada curso un certificado que acredite el nivel de formación alcanzado o superado. Para conseguir el Título de Graduado Escolar por parte de aquellos alumnos que sigan el Tercer Ciclo de la Formación General, es indispensable obtener evaluación global positiva.

2.5. En caso de obtener una valoración global negativa en el área de Formación General, los respectivos Jefes de Estudios garantizarán que, por parte de cada profesor, los alumnos reciban un consejo orientador individual e indicaciones sobre las partes del programa en las que su nivel no es el adecuado, al objeto de la recuperación de las mismas.

2.6. Las propuestas para la obtención del Título de Graduado Escolar o expedición del Certificado de Escolaridad se realizarán de acuerdo con la legislación vigente.

2.7. La singularidad propia de la Educación de Adultos hace necesario, en muchos casos, la realización de evaluaciones periódicas con el fin de certificar la disposición de estar en condiciones de obtener el Certificado de Escolaridad, bien sea por el acceso a un puesto de trabajo, obtener la licencia del servicio militar, etc. En estos casos, los Centros de Adultos se encargarán de la realización de las mismas en su ámbito de influencia. La periodicidad de dichas pruebas debe darse a conocer públicamente y ser puestas en conocimiento de las Direcciones Territoriales u Oficinas Insulares de Educación.

2.8. Las personas que participen en actividades de las áreas de Formación Orientada al Trabajo y/o Formación Sociocultural deberán contar con un registro académico de sus actividades y podrán obtener, en caso de evaluación positiva, un diploma acreditativo.

3. ORGANIZACION DE LOS CENTROS DE EDUCACION DE ADULTOS

3.1. Los Centros de Educación de Adultos organizarán sus actividades en el ámbito de la zona de influencia que tienen establecida. En las islas en las que exista un solo Centro de Educación de Adultos la zona de influencia será todo el territorio insular.

3.2. Los Centros de Educación de Adultos, con el fin de alcanzar los objetivos previstos para el Programa de Educación de Adultos, según la Orden de 10 de mayo de 1991, podrán contar, además de con sus propias aulas, con aulas en prolongación de jornada y aulas adscritas.

3.2.1. Dichas aulas podrán estar ubicadas en centros ordinarios de todos los niveles no universitarios, tanto públicos como privados, en cuarteles, instituciones penitenciarias, hospitales psiquiátricos, centros de tercera edad, empresas e instituciones diversas, y en definitiva, en todos aquellos lugares que puedan quedar autorizados por esta Dirección General.

3.2.2. Para la creación de una o más de estas aulas será necesario contar con la autorización escrita del órgano rector o Consejo Escolar correspondiente del centro ordinario o de la institución y la aprobación de la Dirección General de Promoción Educativa. 3.2.3. Las diversas aulas dependerán, a efectos académicos, del Centro de Educación de Adultos y no del centro ordinario o de la institución que las acoge.

3.2.4. La permanencia de las aulas en las que se realicen actividades de Educación de Adultos se hará siempre y cuando la asistencia del alumnado nunca sea inferior a doce alumnos por aula.

3.2.5. En el caso de que las personas que asistan a una misma aula tuviesen que agruparse en ciclos diferentes, esta aula no superará el número de veinte alumnos.

3.2.6. Entre los criterios que los centros establezcan para el agrupamiento de alumnos en las diferentes aulas, deberán atender especialmente el de no unir a los alumnos de Alfabetización en su fase inicial de aprendizaje con los de otros ciclos. En el caso de que esto no fuera posible, se adoptarán las medidas que faciliten su mejor atención.

3.2.7. Además de las referidas aulas, los Centros de Educación de Adultos podrán hacer gestiones para utilizar como un recurso educativo todos aquellos espacios culturales y profesionales (aulas de cultura, bibliotecas, museos, talleres, fábricas, comercios, etc.) y medios de comunicación existentes (radio, prensa, televisión, etc.), tanto dentro como fuera de su zona de influencia.

3.3. Teniendo en cuenta las singularidades propias de la acción educativa que se desarrolla en un Centro de Educación de Adultos, la regulación de todas aquellas condiciones que se relacionan directamente con su función educativa debe ser objeto de un tratamiento diferente al que se practica en los centros ordinarios.

3.3.1. Los profesores podrán quedar adscritos durante el curso escolar a una o más aulas de forma que puedan atender a las necesidades educativas de la zona y en las circunstancias más favorables para ello.

3.3.2. El Director del centro, oído el Claustro, y conocidas todas las opciones de actuación propuestas por el profesorado, asignará los profesores a las diferentes aulas, atendiendo a los siguientes criterios:

1) La conveniencia de que todas las adscripciones se realicen de forma consensuada para facilitar el trabajo en equipo de todo el profesorado y su compromiso con los objetivos y actuaciones del Plan Anual del centro.

2) Si el equipo directivo del centro previese que de la elección realizada se pudieran derivar problemas de tipo pedagógico, éste podrá tomar las decisiones adecuadas explicitando por escrito las razones que le han llevado a tomar las mismas, comunicándolo al Consejo Escolar del centro, y elevando el informe correspondiente al Servicio Técnico de Inspección Educativa.

3.4. El calendario laboral para todos los Centros de Educación de Adultos será el establecido por los artículos cuarto, quinto, sexto y séptimo de la Orden de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de 30 de julio de 1991 (B.O.C. nº 106, de 12.8.91).

3.4.1. Las actividades de los centros comenzarán el primer día lectivo del mes de septiembre. Durante este mes, el profesorado realizará las actividades propias de evaluación de los alumnos, confección de estadísticas, elaboración de la Memoria y del Plan Anual de Trabajo, campaña de matrícula, inscripción de alumnos, preparación y aplicación de la evaluación inicial, además de actividades de perfeccionamiento del profesorado.

3.4.2. Se abrirá un plazo de matrícula en el nivel de Graduado Escolar a partir del 16 de septiembre. Las listas de alumnos matriculados que se acojan a la evaluación continua serán enviadas al Servicio de Inspección Educativa y Dirección General de Promoción Educativa, antes del 30 de noviembre.

3.4.3. El periodo de matriculación para el resto de las actividades del centro estará abierto durante todo el curso, siempre que haya posibilidad de atender la demanda existente.

3.4.4. Las actividades para los alumnos comenzarán el 1 de octubre y finalizarán el día 12 de junio. Cualquier alteración de esta norma deberá estar justificada y refrendada por el Consejo Escolar del centro y aprobada por la Dirección General de Promoción Educativa.

3.4.5. En el caso en que los centros hayan de establecer criterios de admisión, tendrán preferencia los alumnos con menor nivel de instrucción y, prioritariamente, los de Alfabetización.

3.5. El horario de los Centros de Educación de Adultos, que será aprobado por el Consejo Escolar, podrá ser de mañana, tarde y/o noche, dependiendo de las necesidades del alumnado de la zona y de sus disponibilidades (artº. 11 de la Orden de 23 de noviembre de 1981; B.O.E. de 2 de diciembre).

3.6. La jornada semanal de los funcionarios docentes en los Centros de Educación de Adultos será la misma que la del resto de los funcionarios públicos en aplicación de lo dispuesto en la Orden Ministerial de 31 de julio de 1987 (B.O.E. de 18 de agosto). 3.6.1. La distribución horaria semanal del profesorado, que, de acuerdo con la Orden citada en el punto 3.4, podrá realizarse en sesiones de mañana, tarde o noche, será de treinta horas de presencia directa en el centro o en el aula adscrita al mismo, y de siete horas y media de no obligada permanencia en el centro.

3.6.2. Las treinta horas de permanencia en el centro o aula se distribuirán del modo siguiente:

1) Veinte horas semanales de actividad docente directa, que debe incluir además de las enseñanzas regladas todas aquellas actividades que se realicen con alumnos.

2) Las diez horas restantes se destinarán a la realización de las siguientes tareas:

a) Elaboración de material didáctico.

b) Preparación y organización de talleres, cursos, conferencias y otras actividades propias de esta modalidad de enseñanza.

c) Reuniones de coordinación con las aulas adscritas de prolongación de jornada, cuarteles, instituciones penitenciarias, seminarios comarcales, cursos de perfeccionamiento, etc.

d) Cumplimentación de documentos administrativos y académicos, fichas de seguimiento, programación y evaluación.

e) Tareas de captación de alumnado, animación sociocultural y reuniones con grupos de adultos.

f) Tutorías.

g) Reuniones de seminarios y sesiones de evaluación.

h) Participación en reuniones de órganos colegiados. 3.6.3. La Jefatura de Estudios del centro velará por que la distribución horaria anterior no se haga en ningún caso por el profesor a nivel individual sino que se hará siguiendo criterios de eficacia y rentabilidad para el buen funcionamiento de los departamentos y comisiones de trabajo.

3.6.4. Cada profesor atenderá como mínimo a dos grupos de aprendizaje diarios y diferentes, bien sean de grupos de personas o de ciclos. En caso de propuesta de alteración de esta norma, la Dirección del centro deberá comunicarlo al Servicio de Inspección, que, previo informe, lo notificará a la Dirección General de Promoción Educativa la cual resolverá en caso de conflicto. 3.6.5. En aquellos centros en los que la atención de diversas aulas (no más de dos) en una misma jornada laboral exija desplazamientos entre núcleos de población de distintos cascos urbanos, el tiempo de desplazamiento se computará como tiempo lectivo.

3.6.6. El horario individual de cada profesor constará en el propio centro y se comunicará a la Dirección General de Promoción Educativa y al Servicio Técnico de Inspección Educativa.

3.6.7. Las horas de trabajo necesarias para realizar las funciones propias del equipo directivo serán computadas como horas de docencia directa. La Dirección General de Promoción Educativa determinará, a la vista del Plan de Trabajo, el número de horas computables por el desempeño de estas tareas.

3.7. La puntualidad y asistencia a las actividades educativas según las diferentes áreas de intervención se controlarán por el Jefe de Estudios, o por el Director en aquellos centros donde no exista el primero. En las aulas ubicadas fuera del centro sede, dicho control se llevará a cabo individualmente por cada profesor, que rellenará mensualmente el parte correspondiente y lo entregará a la Jefatura de Estudios o a la Dirección.

3.7.1. El registro de las incidencias se hará de tal forma que permita su archivo sin que sea posible modificar lo que en él se consigne. Se utilizará a tal efecto el modelo impreso que se adjunta como anexo a la Resolución de 19 de agosto de 1991 de la Dirección General de Ordenación Educativa (B.O.C. nº 113, de 26.8.91) y será enviado a los Servicios de Inspección Educativa y Dirección Territorial. Copia de este parte de incidencia será expuesta en la sala de profesores, al menos los cinco primeros días de cada mes.

3.7.2. En todo lo relativo a las ausencias y permisos de los profesores se estará a lo dispuesto en la legislación vigente.

4. MEMORIA DEL CURSO PASADO Y PLAN ANUAL DEL CURSO PRESENTE

4.1. Durante la segunda quincena de septiembre de 1991, el equipo de profesores elaborará la Memoria del curso 1990/91 y (de acuerdo con los datos de la Memoria y a la vista de los resultados obtenidos) elaborará también el Plan Anual para el curso 1991/92.

4.2. Sin perjuicio de que el centro elabore su Memoria y Plan Anual en base a sus propios criterios, los datos mínimos tanto de la Memoria como del Plan que han de ser enviados a la Dirección General de Promoción Educativa han de estar de acuerdo con lo establecido en el anexo a la Memoria y al Plan Anual de los Centros de Educación de Adultos enviado al efecto por dicha Dirección General.

4.3. Una guía con los apartados del citado anexo se incluye al final de la presente Resolución.

4.4. Tanto la Memoria como el Plan Anual deben ser elaborados por el Claustro de Profesores y aprobados por el Consejo Escolar.

4.5. Una vez finalizada la Memoria, se reunirá el órgano colegiado de gobierno del centro que informará de la Memoria. Dicho informe podrá incluir valoraciones particulares de miembros del mismo, si así lo desea hacer constar. Asimismo, el alumnado, mediante sus representantes, podrá incluir en la Memoria un anexo con su propia valoración.

4.6. Los datos de la Memoria del curso 1990/91 y el Plan Anual para el curso 1991/92, recogidos en el anexo citado, con el informe del órgano colegiado de gobierno del centro, serán enviados a los Servicios de Inspección y a la Dirección General de Promoción Educativa antes del 30 de septiembre. Una copia del mismo quedará archivada en el centro.

4.7. El Plan Anual será revisable cada tres meses en los departamentos, comisiones de trabajo, aulas y en el Consejo Escolar de cada centro.

5. GUIA DEL ANEXO A LA MEMORIA Y AL PLAN ANUAL DE LOS CENTROS DE EDUCACION DE ADULTOS

A) Para la Memoria del curso 1990/91.

1. Profesorado (profesores destinados al centro, profesores que colaboran como monitores de las áreas de Formación Orientada al Trabajo (Ocupacional) y de Formación Sociocultural, profesores de las aulas adscritas y profesores en prolongación de jornada). 2. Aulas (las propias del centro, aulas adscritas y aulas en prolongación de jornada).

3. Estadísticas de los alumnos según las áreas académica, ocupacional y sociocultural (matriculados, de asistencia en los meses de enero y mayo, presentados, promocionados o aprobados y estadística global), así como los títulos obtenidos en las convocatorias de junio y septiembre.

4. Actividades de Animación Sociocultural realizadas especificando el tipo de actividad, la fecha de su realización, el número de participantes y el profesor responsable de su ejecución. 5. Actividades de Innovación Educativa especificando la descripción de la actividad y si ha contado con alguna subvención del Programa de Investigación e Innovación Educativa (Decreto 153/1984, de 28 de febrero; B.O.C.A.C. nº 12, de 10.3.84).

6. Grado de consecución de los objetivos planteados al comienzo del curso 1990/91.

B) Para el Plan Anual de Trabajo del curso 1991/92.

1. Datos de la población de la zona de influencia del centro, distinguiendo edad, sexo, nivel de instrucción y actividad.

2. Recursos y necesidades priorizadas del centro.

3. Objetivos prioritarios establecidos en el Plan Anual de Trabajo dentro de las áreas de Formación General, Formación Orientada al Trabajo y Sociocultural.

Objetivos organizativos y de gestión, objetivos relacionados con el entorno, objetivos de formación del profesorado, etc.

Estrategias para conseguir los objetivos previamente definidos.

4. Oferta educativa y previsión de matrícula según las áreas de Formación General (Académica), de Formación Orientada al Trabajo (Ocupacional) y de Formación Sociocultural.

5. Previsión de actividades de Animación Sociocultural a realizar.

6. Presupuesto económico.

Las Palmas de Gran Canaria, a 2 de septiembre de 1991.- La Directora General de Promoción Educativa, Constanza Falcón Castellano.

© Gobierno de Canarias