BOC - 1991/053. Viernes 26 de Abril de 1991 - 514

I. DISPOSICIONES GENERALES - C.Obras Públicas, Vivienda y Aguas

514 - ORDEN de 4 de abril de 1991, por la que se dictan normas en desarrollo del Decreto 216/1989, de 31 de julio, que regula y auxilia la autoconstrucción de viviendas.

Descargar en formato pdf

El Decreto 216/1989, de 31 de julio, por el que se regula y auxilia la autoconstrucción de viviendas, faculta a los Consejeros de Obras Públicas, Vivienda y Aguas y al de Hacienda, dentro del ámbito de sus respectivas competencias, para que dicten las disposiciones necesarias para el correcto desarrollo y aplicación del citado Decreto.

Esta normativa complementaria se hace igualmente necesaria para precisar las soluciones que contenidas en el Decreto 114/1990, de 7 de junio, innovan la primitiva redacción del Decreto 216/1989.

En su consecuencia,

D I S P O N G O:

Artículo primero.- De las condiciones de los terrenos.

1. Los terrenos para los que se pretenda ayuda para su adquisición, deberán reunir las siguientes condiciones: - No podrán exceder de 120 metros cuadrados.

- Deberán tener la condición de urbanos y reunir al menos los servicios mínimos para tener la consideración de solar una vez ultimada la urbanización a que se refiere el artículo 7.a) del Decreto 216/1989.

2. Los terrenos sobre los que se proyecte la edificación de la vivienda para la que se solicite subvención o préstamo cualificado para su construcción:

a) No podrán exceder de 250 metros cuadrados; excepcionalmente podrán superar dicha superficie cuando así lo exija el instrumento de planeamiento urbanístico en vigor.

b) Deberán tener la condición de urbanos y reunir los servicios propios para ser considerados solares.

3. En ningún caso, se podrán acoger a la excepción contenida en el último inciso de la letra a), del apartado anterior terrenos cuya urbanización o preparación haya corrido a cargo de una Administración Pública Canaria o entidad pública de ella dependiente, a menos que se trate de parcelas cedidas gratuitamente por los Ayuntamientos en cuyo término vayan a construirse las viviendas.

4. A efectos de la concesión de auxilios, los terrenos rústicos, que tengan y reúnan las autorizaciones y requisitos exigidos en la Ley de Ordenación Urbanística de Suelo Rústico y del planeamiento vigente en cada caso, se equipararán a los terrenos urbanos con la condición de solar a que se refieren los apartados anteriores del presente artículo.

Artículo segundo.- Del reconocimiento inicial de autoconstrucción.

1. El reconocimiento inicial de autoconstrucción permite, en el supuesto de reunir todos los requisitos, al solicitante acceder a la subvención para la adquisición del solar hasta un máximo de doscientas mil (200.000) pesetas; la citada solicitud deberá acompañarse de los siguientes documentos:

a) D.N.I. del solicitante o documento acreditativo de personalidad.

b) Modelo oficial de solicitud que figura en el anexo de esta Orden.

c) Escritura pública de adquisición del solar; cuando el transmitente sea entidad pública será suficiente el documento privado de compraventa, adverado por el Secretario de la Corporación o del Consejo de Administración de la empresa pública transmitente.

Tanto la escritura pública de compraventa como la privada no podrán tener, para acceder a la subvención, una fecha anterior en seis (6) meses a la solicitud.

d) Informe del Ayuntamiento acreditativo de la calificación del suelo como solar en el caso de Suelo Urbanizable y su aptitud para ser destinado a la autoconstrucción, haciendo constar en el mismo que dispone de las dotaciones y servicios que tal declaración lleva aparejada; y en el caso de que en el mismo se encuentren iniciadas las obras de edificación el informe deberá referirse al estado en el que las mismas se encuentran.

e) En los supuestos de tratarse de autoconstrucción de vivienda en Suelo Rústico deberá acompañarse también a la solicitud el informe favorable de la Administración Pública Canaria competente en materia de urbanismo y, además, cuando se trate de viviendas anejas a explotaciones agrarias o ganaderas, la acreditación como agricultor o ganadero del solicitante.

f) Certificado municipal en el que se acredite que el solicitante reside o trabaja en el municipio. En el caso de viviendas que se pretendan autoconstruir en Suelo Rústico la certificación municipal deberá contener la inclusión del solicitante en el censo del municipio correspondiente.

g) Copia de la Declaración de la Renta, del ejercicio impositivo anterior al de la solicitud, que corresponda a la unidad familiar; en el supuesto de no estar obligado a realizar aquélla deberá presentar declaración acompañada de la correspondiente certificación de empresa/s acreditativa de los ingresos obtenidos en el año inmediato anterior a la solicitud.

h) Declaración de no ser el solicitante titular de otra vivienda. En el caso de que el solicitante poseyera vivienda en estado ruinoso deberá aportarse declaración municipal del estado de ruina; cuando se trate de vivienda infradotada se aportará informe técnico emitido por el Ayuntamiento, Cabildo, Oficina Insular o Comarcal o Dirección General de Vivienda.

2. El reconocimiento inicial de autoconstrucción obligará al solicitante, desde que éste se produzca, al cumplimiento de las condiciones establecidas en el nº 2, del artículo 4 del Decreto 216/1989, de 31 de julio, dando lugar su incumplimiento a las consecuencias que se establecen en el artículo 6 de la citada norma.

3. La subvención se hará efectiva por la Consejería de Obras Públicas, Vivienda y Aguas previa presentación del reconocimiento inicial y en ningún caso ésta podrá ser superior al precio del solar.

Artículo tercero.- De las condiciones del proyecto.

Los proyectos de autoconstrucción deberán reunir los siguientes requisitos:

1) La edificación no podrá exceder de dos plantas ni la vivienda de 90 metros cuadrados de superficie útil, salvo que se trate de unidades familiares con seis o más miembros, en cuyo caso podrán tener hasta 120 metros cuadrados útiles, debiendo cumplir las normas de habitabilidad vigentes.

2) Si se proyectasen garajes, éstos no podrán exceder de 20 metros cuadrados de superficie útil, y si se incluyesen trasteros u otros anejos, la superficie máxima de éstos no podrá ser superior al 10% de la vivienda.

3) Se admitirá la ejecución de planta baja comercial, no subvencionable, en aquellas áreas cuyas ordenanzas municipales así lo permitieran o se trate de áreas consolidadas con tal tipología edificatoria. En cualquier caso, dicha planta deberá incluir la superficie destinada a garaje, si lo hubiera.

4) Si se tratase de vivienda ya iniciada o en ejecución el proyecto será adjuntado por el propio solicitante, concediéndosele la subvención para la construcción en función de los hitos de obras previstos en el artículo séptimo. En el supuesto de proyectarse la construcción sobre un derecho de vuelo, deberá acompañar además de la escritura de cesión de tal derecho, certificación de Técnico competente de las condiciones de edificabilidad de la vivienda existente.

Artículo cuarto.- De las ayudas técnicas a la autoconstrucción.

Las ayudas técnicas a la autoconstrucción podrán consistir en alguna de las siguientes medidas:

a) La disponibilidad gratuita de proyectos de autoconstrucción, cuando se trate de viviendas a desarrollar en urbanizaciones promovidas por entidades públicas territoriales.

b) La subvención parcial del coste del proyecto y, en su caso, la aplicación de tarifas especiales según convenio que se establezca para tales supuestos con los colegios profesionales.

c) La subvención parcial del coste de la dirección de obras.

d) Otras ayudas de carácter técnico o económicas que se pueden acordar.

Artículo quinto.- De las ayudas para la obtención de proyectos.

1. Los proyectos subvencionados o facilitados gratuitamente reunirán, en todo caso, las características exigidas por los artículos 14 y 15 del Decreto 216/1989, de 31 de julio, y las condiciones establecidas por el artículo tercero de la presente Orden.

2. Los proyectos referidos a parcelas resultantes de la gestión urbanística de una entidad pública territorial serán facilitados por las Oficinas Insulares o Comarcales de Vivienda, y, en su caso, de no estar constituidas las mismas, por los Servicios Técnicos municipales.

3. Los proyectos referidos a solares que no reúnan los requisitos del apartado anterior podrán ser encargados por el interesado a cualquier Arquitecto colegiado en Canarias, especificándose que se ha instado el correspondiente expediente de auxilio a la autoconstrucción.

La subvención dispensada por la Dirección General de Vivienda alcanzará un 25% del coste del proyecto sobre tarifas que sean de aplicación. Si existiere convenio al efecto con el municipio de que se trate la subvención podrá incrementarse en un porcentaje adicional con cargo al Ayuntamiento. En todo caso el importe de la subvención será ingresado por la Administración directamente en el colegio profesional con destino al Técnico redactor.

Artículo sexto.- De la dirección de obras y de su auxilio.

1. La dirección de obras de las viviendas que se asienten en terrenos gestionados urbanísticamente por entidades públicas territoriales será llevada a cabo, en los supuestos de autoconstrucción tutelada, por Técnicos afectos a las Oficinas Insulares o Comarcales de Vivienda, y, en su caso, por los Servicios Técnicos municipales.

2. La dirección de obras de las viviendas no comprendidas en el párrafo anterior serán subvencionadas en las mismas cuantías y modalidades que la redacción de proyectos.

Artículo séptimo.- De las calificaciones provisionales.

1. La calificación provisional de autoconstrucción permite al solicitante acceder a una subvención de hasta un máximo de ochocientas mil (800.000) pesetas o de hasta un millón doscientas mil (1.200.000) pesetas, cuando se trate de promociones colectivas de autoconstrucción gestionadas por una Administración Pública Canaria o entidad pública, así como a la posibilidad de obtener un crédito cualificado de un millón doscientas mil (1.200.000) pesetas, de acuerdo con lo dispuesto en la normativa estatal sobre medidas de financiación de actuaciones protegibles en materia de viviendas, debiendo aportar el solicitante la siguiente documentación:

a) Reconocimiento inicial, si hubiera obtenido ayuda para la adquisición de la parcela. En el caso de que no se hubiera obtenido o solicitado el reconocimiento inicial o hubiera vencido el plazo de vigencia, será necesario aportar los documentos a que se refiere el artículo segundo, 1 de esta Orden, excepto el referido en el apartado c) que se sustituirá por certificado del Registro de la Propiedad de la titularidad del dominio de los terrenos o del derecho de superficie y edificación.

b) Proyecto visado por las Oficinas Municipales Comarcales o Insulares de Vivienda, colegios profesionales.

c) En el caso de que se trate de promociones colectivas deberá indicarse la Administración tutelante y demás datos que permitan su identificación.

2. La subvención para la adquisición de materiales se concederá, por hitos de obra de la siguiente forma:

- A cimentación 15%. - A estructura 25%. - A cubierta e impermeabilización 30%. - A tabiquería 15%. - A enlucido 15%.

La realización de los hitos se acreditará a través de certificación expedida por Técnico competente en que figure el hito alcanzado por la obra.

3. La calificación provisional dará derecho a acogerse a todas aquellas medidas de financiación de actuaciones protegibles para las viviendas autoconstruidas, creadas por la normativa estatal o autonómica.

4. El abono del préstamo cualificado se realizará parcialmente atendiendo a los hitos de obras en la forma y porcentajes siguientes:

Pavimentos y alicatados 50%. Instalación eléctrica 25%. Carpintería y pintura 25%.

5. Las entidades públicas que tutelen agrupaciones de autoconstructores deberán remitir a la Dirección General de Vivienda, en el plazo de un mes desde la constitución de la asociación o persona jurídica de que se trate, los Estatutos correspondientes con relación nominal de los promotores así agrupados. Igualmente deberán notificar las altas y bajas que se produzcan.

Artículo octavo.- De la calificación definitiva.

Terminada una vivienda autoconstruida, dentro de los plazos establecidos en el Decreto 216/1989, de 31 de julio, se procederá a la concesión de la calificación definitiva, previa inspección de las obras realizadas por Técnicos de la Administración Pública Canaria competente, al objeto de comprobar el cumplimiento de la normativa aplicable a este tipo de viviendas, así como la adecuación entre el proyecto de ejecución presentado y la obra realizada.

La calificación definitiva será documento bastante para llevar a cabo las acometidas de agua, gas y electricidad y obligará al autoconstructor al cumplimiento de las obligaciones establecidas en el Decreto 216/1989.

La denegación de la calificación definitiva supondrá la pérdida de la condición de beneficiario del autoconstructor con la consiguiente obligación de devolver las ayudas en los supuestos en los que hayan sido percibidas con los intereses legales, así como originará la cancelación, en su caso, de los préstamos hipotecarios concedidos.

Artículo noveno.- De las edificaciones iniciadas.

- En el caso de tratarse de viviendas iniciadas o en construcción, que reúnan los requisitos para ser consideradas como autoconstruidas, podrán solicitar la calificación provisional de autoconstrucción y acceder a los beneficios que de la misma se derivan, en los porcentajes siguientes:

a) Obras empezadas y sin enrasar cimientos:

- 80 por 100.

b) Obras con cimientos enrasados y sin cubrir aguas:

- 70 por 100.

c) Obras con cubiertas de aguas sin terminar:

- 40 por 100.

- Los hitos de obras a que se refiere el apartado anterior serán acreditados mediante certificación del Técnico competente, o por informe de los Servicios Técnicos municipales o de las Oficinas de Vivienda.

- En el caso de tratarse de la ejecución de una vivienda sobre otra edificación no se percibirá el porcentaje correspondiente al hito de cimentación.

Artículo décimo.- De los ingresos.

El cálculo de los ingresos ponderados de la unidad familiar se llevará a cabo de conformidad con lo establecido en el párrafo 2º, del artículo 2º del Decreto 216/1989, de 31 de julio.

Artículo undécimo.- La Administración podrá en cualquier caso comprobar las circunstancias y situaciones reflejadas en las solicitudes o justificaciones presentadas por los promotores de viviendas autoconstruidas.

Las falsedades que se detecten en las declaraciones de los particulares llevarán aparejada la revocación de las ayudas concedidas y la devolución de las cuantías percibidas, con los intereses legales correspondientes, sin perjuicio de otras responsabilidades de índole administrativa o penal que pudieran proceder.

DISPOSICION ADICIONAL

Supletoriamente, y en tanto sean compatibles con la naturaleza y fines de los auxilios a la autoconstrucción se aplicarán al procedimiento de solicitud y otorgamiento de subvenciones y financiación regulado por esta Orden, las normas relativas a la tramitación y concesión de ayudas para actuaciones protegibles en materia de vivienda. DISPOSICION FINAL

La presente Orden entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias.

Santa Cruz de Tenerife, a 4 de abril de 1991.

EL CONSEJERO DE OBRAS PUBLICAS, VIVIENDA Y AGUAS, Ildefonso Chacón Negrín.



© Gobierno de Canarias